EQUALZ

¿Por qué es purplewashing qué PornHub ponga su logo morado el día de la mujer?

El pasado ocho de marzo PornHub cambió el color de su logo al lila, y las redes no tardaron en acusar a la plataforma de hacer un purplewashing de manual. Nosotros te explicamos qué es el purplewashing y por qué la mayor plataforma porno del mundo es un ejemplo evidente. 

 

Cada año nos hartamos de decir que el día de la mujer no es una celebración ni una estrategia de márketing. Aún así, puntualmente miles de empresas deciden ignorarnos y adherirse (según ellos) a la lucha feminista felicitando a las mujeres, llenando su contenido corporativo de lila y hasta poniendo alguna oferta, como si de las rebajas se tratase. 

 

El pasado ocho de marzo se viralizó que PornHub había cambiado el color de su logo al morado durante el 8M. ¿Es posible que la mayor web pornográfica del mundo se haya vuelto feminista? Spoiler: No. Al día siguiente ya habían vuelto a su naranja habitual. Las redes sociales se llenaron de post y tuits denunciando que la plataforma intentó un purplewashing de manual.

 

¿Qué es el purplewashing?

 

Para los que todavía no se han enterado, el purplewashing -un término que consolidó en España Brigitte Vasallo en su libro Pornoburka (Ediciones Cautivas, 2013)- es eso que hacen las marcas el 8-M: cambiar de color el logo, ponerlo de morado y quitarlo al día siguiente.

 

En palabras de Vasallo, este gesto aparentemente inocente es un manera de instrumentalizar las luchas feministas con la finalidad de ganarse el apoyo (y en demasiadas ocasiones, el dinero) de todas aquellas personas afines al feminismo, aunque sus políticas y dinámicas no concuerden ni potencien los valores de este movimiento. En resumen, no es únicamente teñir de morado las páginas web, sino hacerlo por puro márketing.

 

Sin duda, acusar de purplewashing es algo delicado, ya que son muchas las empresas o instituciones públicas que aprovechan este día para dar apoyo o visibilidad a la lucha feminista de una forma legítima. Ahora bien, esta legitimidad chirría cuando es la mayor plataforma de contenido pornográfico del mundo quién lo hace. Esta página cuenta con 130 millones de visitas diarias, según Forbes. 130 millones de pornhubers vieron el logo pintado de morado y un “Feliz Día Internacional de la Mujer” para luego, probablemente, poner uno de sus millones de vídeos que denigran a la mujer.

 

¿En qué os basáis para acusarlos de purplewashing

 

Lo grave no es que la plataforma haya decidido poner y quitar en 24 horas un logo con tintes de morado. Lo grave es que desde 2020 la plataforma se ha visto obligada a retirar más de la mitad de todo su contenido (pasando de tener 13 millones de vídeos a apenas 3 millones) en base a los centenares de denuncias de mujeres, muchas de ellas menores, que afirman que PornHub difundió sin su consentimiento videos en los que estaban siendo explotadas, abusadas y violadas sexualmente

 

Lo grave es que a PornHub se le ha acusado legalmente de difusión de violaciones, pornografía infantil y pornografía de víctimas de explotación sexual, entre otros vídeos con contenido ilegal, según The Guardian.

El movimiento feminista no se cansa de evidenciar que el porno en general, y PornHub en particular, se lucra de normalizar la violencia hacía las mujeres en videos sobreactuados o grabados sin ningún consentimiento, además de difundir violaciones y explotaciones a menores de manera deliberada, etc. Para refrescar la memoria de los pornhubers, hemos rescatado un par de informaciones que no dejan en buen lugar a la empresa pornográfica.

 

La revisión de contenido no fue un acto de objeción de conciencia, sino una reacción de la plataforma al gran estallido mediático que sufrió a finales de 2020 gracias al periodista del New York Times, Nicholas Kristof. Bajo el título “Los niños de Pornhub”, este periodista recopiló testimonios de supervivientes de explotación y abusos sexuales, algunos de ellos hacia menores, cuyos vídeos eran difundidos continuamente en la plataforma, sin su consentimiento. 

 

Los agresores fueron detenidos, pero a Pornhub no se le hizo responsable de compartir los vídeos y enriquecerse de ellos. Tal y como explicaba el periodista, en aquel momento argumentó “era imposible saber si una joven en un vídeo tenía 14 o 18 años, por lo que ni Pornhub ni nadie más puede tener una clara idea de cuánto del contenido es ilegal”.

 

El segundo estallido mediático surgió a raíz de la demanda que interpusieron 34 mujeres a la plataforma y a su empresa matriz, MindGeek, por publicar vídeos sexuales sin su consentimiento. La demanda sostenía que esta es “una empresa criminal clásica” con una estructura empresarial creada para monetizar el contenido sexual no consensual. Pornhub trató de negar las acusaciones a toda costa.

 

Ni siquiera fueron las duras declaraciones de todas estas mujeres las que hicieron que PornHub eliminase sus vídeos, sino que MasterCard, Visa o PayPal decidieron bloquear los pagos con sus tarjetas a la plataforma hasta que no lo hicieran. Es decir, porque el estallido mediático le tocó el bolsillo. 

 

Por tanto, que PornHub se ponga el logo lila durante el ocho de marzo pero el resto del año sea una empresa con un modelo de negocio basado en la cultura de la violación y en la explotación sexual de las mujeres y niños, además de un contenido lleno de misoginia, es un caso de purplewashing tan evidente que ya no deja indiferente a nadie.

Leave a Reply

Your email address will not be published.